Dermatología

Las enfermedades dermatológicas están entre las más comunes en perros y gatos y en ocasiones (enfermedades crónicas) representan un problema frustrante para el propietario.

Existen numerosas causas de enfermedad cutánea, algunas de ellas muy comunes (bacterias, parásitos, hongos, alergias) y otras más extrañas (enfermedades autoinmunes, infecciones sistémicas, etc).

Típicamente, enfermedades dermatológicas diferentes pueden presentar signos clínicos similares. Además una misma enfermedad puede manifestarse con cuadros dermatológicos diferentes. Por todo ello, a menudo para llegar a un diagnóstico definitivo, es necesario un conocimiento especializado que permita realizar una visita dermatológica precisa y escoger, efectuar e interpretar correctamente las pruebas diagnósticas.

¿Cuál es el objetivo de una visita dermatológica?

Identificar la causa, es decir realizar un diagnóstico etiológico del problema cutáneo que está afectando al paciente.

¿Cuáles son las partes de la visita dermatológica?

La visita debe ser ordenada, sistemática y realizada con tiempo necesario. Laura Ordeix dedica al menos 60 minutos para una primera visita.

Se inicia con la anamnesis (toma de la historia clínica), para continuar con el examen físico general y dermatológico. Esta información permite definir el problema o problemas que sufre el paciente y tomar las decisiones diagnósticas y/o terapéuticas necesarias.

En la mayoría de las visitas dermatológicas es necesario realizar pruebas diagnósticas de rutina o complementarias al examen físico como los exámenes citológicos de la superficie cutánea, exámenes microscópicos del pelo depilado, de los raspados o del cerumen.

En algunos casos más complicados, y siempre a criterio de la dermatóloga, se podrán realizar pruebas de laboratorio como los exámenes microbiológicos o biopsias cutáneas para su examen dermatopatológico.

Galería Fotográfica